Chihuahua es una belleza natural - Jet News

Información de altura



Chihuahua es una belleza natural

SHARE
, / 602 0
Comparte este artículo

Chepe – Barrancas del Cobre

Este estado ofrece un sinfín de atracciones turísticas naturales que son únicas e irrepetibles en México: la demarcación cuenta con un desierto lleno de arena finísima, pero también con una cascada llena de agua cristalina

El estado de Chihuahua, que es la demarcación más grande en México en cuestión de extensión, le ofrece a los turistas nacionales y extranjeros la posibilidad de visitar un espacio lleno de bellezas naturales e históricas las cuales son únicas e irrepetibles dentro de México.

Esta entidad federativa guarda un misticismo con la naturaleza inigualable, pues cuenta con un sinfín de puntos turísticos para relajarse y sobre todo querer regresar al estado en cuanto se pueda.

Diversas aerolíneas nacionales, como Aeroméxico, Internet y Volaris ofrecen viajes hacia este destino desde la Ciudad de México, Guadalajara o Monterrey.

Debido a su reconocimiento y calidad, estos son los puntos turísticos que se deben de visitar sí o sí al viajar a Chihuahua.

Dunas de Samalayuca

Dunas de Samalayuca

Así es. En Chihuahua hay un desierto y es imponente. Aquí, existe una área ideal para practicar turismo de aventura, la cual fue registrada en 2009 como Parque Ecológico Dunas de Samalayuca – Área de Protección de Flora y Fauna por el Gobierno Federal, es una extensión de arena fina y clara, en la que su cliente puede abordar un vehículo 4×4, realizar sandboarding, hacer ciclismo de arena o simplemente caminar de manera tranquila y relajada.

En esta ubicación también se llevan a cabo de manera regular cenas exóticas, que incluyen una ambientación y una comida propias del Medio Oriente.

Además, durante la noche se pueden mirar aquí hermosas estrellas que caen sobre el desierto, situación que le da un toque muy romántico a las dunas.

Es recomendable que se visite este lugar durante otoño o invierno para que se eviten las temperaturas sumamente elevadas.

Museo Histórico de la Revolución

Inaugurado el 17 de noviembre de 1982, este sitio es clave para entender a cabalidad todo el desarrollo de la Revolución Mexicana, además de que muestra la vida de Francisco Villa durante su etapa como gobernador provisional de Chihuahua.

El edificio se encuentra dividido en tres cuerpos: la casa principal, casa posterior y patio de honor. El cuerpo principal se compone de un patio tipo almudejar, con una fuente de cantera rosa, cubierta en la parte superior de bronce labrado.

En las diversas salas del museo se pueden apreciar muebles, imágenes, armas y demás objetos que pertenecieron a Villa, y también se exhibe cómo eran las casas de esa época.

En la parte posterior se ubica el Patio de Honor, exhibiéndose un busto del General Francisco Villa, una escultura de cuerpo completo del General Rodolfo Fierro y un cañón Saint Chamond-Mondragón, usado por los revolucionarios, y un listado de la famosa escolta de los Dorados.

Barrancas del Cobre

Barrancas del Cobre

Ubicadas en la Sierra Tarahumara, esta ubicación congrega alrededor de 60 mil kilómetros de montañas, de los cuales casi la mitad corresponde a la superficie de los precipicios.

Aquí hay de todo: muros de roca verticales de cientos de metros de altura, una cascada de 500 metros de caída, cañones más grandes y profundos que el Gran Cañón de Estados Unidos y miradores en riscos los cuales se posicionan mil 500 metros sobre el fondo de las cañadas.

La forma más sencilla y recomendada para observar este majestuoso sitio es viajar a través del Ferrocarril Chihuahua – Pacífico, también conocido como Chepe, pues éste cruza por las Barrancas, lo que le permite a su cliente tener una vista sin igual de estas.

El costo del boleto va desde los 700 pesos y llega hasta los cinco mil 200 pesos debido a que se ofrecen diversos paquetes y servicios dentro del transporte.

Cascadas de Basaseachi

Cascada de Basaseachi

El lugar en donde se quedarán con el ojo cuadrado. Este imponente sitio natural, que está en lo alto de la Sierra Madre Occidental, alcanza los 246 metros de caída libre, lo cual lo posiciona como la cascada permanente más alta de todo México.

A este sitio se le conoce oficialmente como Parque Nacional Cascada de Basaseachi y tiene un área protegida por el Gobierno Federal de 498 kilómetros.

Además del sitio natural ya mencionado, este parque tiene abundantes bosques, los cuales se componen principalmente de pinos y encinos, así como acacias, alisos y agaves.

Además de la cascada principal, existe otra en la zona aledaña del mismo parque, que se llama Cascada de Piedra Volada.

Si su cliente visita este lugar, es imperativo que observe la Cascada de Basaseachi en el mirador existente al descender a la barranca. Es recomendable que las personas vayan a este lugar cuando haya temperaturas bajas, pues de esa manera es posible ver una postal sin precedentes: la cascada, en su máximo esplendor, con agua totalmente congelada.

Leave A Reply

Your email address will not be published.