Japón bajo la flor del cerezo - Jet News

Información de altura



Japón bajo la flor del cerezo

SHARE
, / 625 0
Comparte este artículo

Jardines zen silenciosos, venerables santuarios y antiquísimas tradiciones coexisten con la tecnología vanguardista del Japón moderno, su cultura, arte y naturaleza que ofrecen una experiencia sensorial inolvidable

Gracias a su ubicación geográfica, Japón ha desarrollado una cultura propia que no sólo se refleja en los castillos, templos y jardines en todo el país; también han creado un legado de tradiciones y costumbres que asombran al visitante, aunado a la exquisita cortesía de sus habitantes. Además, el clima es particularmente agradable en esta época del año para viajar a Japón.

Cultura única, cálida hospitalidad

Experimente las costumbres de Japón durante su estancia en un ryokan, la típica posada japonesa, aunque la experiencia en un minshuku, más pequeño y familiar, puede ser aún más gratificante. Su arquitectura minimalista, puertas corredizas y tapetes de tatami, un futón, baño compartido de aguas termales le permitirán experimentar el Japón tradicional. A menudo se encuentran lejos de las ciudades grandes en un entorno natural encantador. 

Tokio, ecléctico y moderno

 

Para explorar Tokio hay que conocer sus vecindarios. Comience en el santuario de Meiji construido en 1920, al que puede acceder después de un corto paseo por un hermoso parque bordeado de cedros, para luego visitar el Palacio Imperial. Ueno representa un punto de excelencia cultural gracias a sus museos, santuarios y templos. En el histórico distrito de Yanaka descubrirá el periodo Edo de los siglos XVI al XIX, en una encantadora mezcla de templos, sin olvidar el histórico cementerio de Yanaka, que alberga los restos de una antigua pagoda. En Ginza, la llamada 5a. Avenida de Tokio, hallará la mejor tecnología en el edificio Sony o en la Apple Store. En Roppongi, visite la torre Mori, su museo Mori y el City View, para disfrutar una vista panorámica de la ciudad. Shinjuku, hogar de la Universidad de Waseda y
el equipo de béisbol Yakult Swallows, es el lugar de compras favorito de Tokio. No deje de visitar Tocho, el rascacielos del Gobierno Metropolitano de Tokio, en donde se concentran las oficinas de gobierno de los 23 barrios y pueblos que integran la capital nipona, así como las boutiques y la intersección más famosa de Tokio en Shibuya, entre muchas otras sorpresas. 

Kamakura, la bendición de Buda

 

La capital del primer shogunato alberga el santuario shintoísta Tsurugaoka Hachimangu, con su estanque de loto, el templo de Hase-dera, con sus miles y miles de estatuas de Jizo, el santo patrón de los niños y los no nacidos, y uno de los iconos de Japón, el Gran Buda, la estatua más grande independiente de Buda en Japón.


Antes de emprender el viaje

Los mexicanos no precisan de visa si viajan como turistas.

Si viaja con medicinas, recuerde llevar su receta detallada. Dependiendo del medicamento, es posible que necesite tramitar un yakkan shoumei, un certificado de importación. Consulte a la embajada para mayores informes: 55 52 11 00 28.

Las tarjetas de crédito más aceptadas son Visa, Mastercard y American Express, pero en los pequeños negocios sólo aceptan efectivo.

El metro es el medio de transporte más conveniente para trasladarse por la ciudad; mientras que el autobús lo es en Kioto. Para moverse de una ciudad a otra, es conveniente adquirir el Japan Rail, una tarjeta que le permite usar la red de ferrocarriles incluidos los famosos trenes bala (shinkansen).


Kioto, tradición y patrimonio

Una atmósfera muy diferente se experimenta en la ciudad de Kioto, la antigua capital imperial, la ciudad de las artes y las geishas, ​​el té y el ikebana, el antiguo arte floral japonés. Además de sus magníficos templos y el imponente complejo de palacios, incluido en Palacio Imperial, Kioto alberga bellos parques y jardines zen que en esta época se visten de rosa bajo la flor de cerezo y en otoño sus hojas adquieren cálidos tonos rojos. El famoso Pabellón Dorado Kinkaku-ji y su parque se halla en Kioto y en sus inmediaciones se puede explorar al final del día el Templo de Ryoanji con su famoso jardín de rocas zen. No deje de visitar las mil y una estatuas budistas del Templo Sanjusangendo. ¡Increíbles en verdad!

Naturaleza indómita

 

Casi cuatro quintas partes de Japón es terreno montañoso. Si disfruta el senderismo, no lejos de Tokio se encuentra el parque Fuji Hakone, un hermoso paisaje de montaña con un lago y hogar del imponente monte Fuji. Asimismo, los contemplativos Alpes japoneses, el Parque Nacional Aso-Kuju o el Parque Nacional Joshin-etsu-Kogen son sitios que no debe perderse, especialmente este último, en donde los macacos salvajes gustan de nadar en las aguas termales. Otro imperdible es el Parque Nacional de Nikko, una meseta volcánica, con lagos, cascadas, aguas termales y templos, entre los que destaca Toshogu, el santuario de los Tres Monos Sabios.

Gastronomía tradicional

Viajar por Japón también es una delicia para el paladar. Desde un auténtico sushi, un gotochi ramen (sopa de fideos), un buen corte wagyu, la cocina japonesa es rica en platillos que satisfacen todos los sentidos: unos frescos mariscos en un tazón de arroz, anguila a la parrilla o unas deliciosas brochetas. Cada destino que visite le ofrecerá platillos distintivos y suculentos, presentados según las reglas del “kaiseki ryori”, que consiste en muchos platos pequeños, la mayoría cocinados con ingredientes locales. Compañía obligada es el sake o el té.

Leave A Reply

Your email address will not be published.