Afectaciones comunes al volar - Jet News

Información de altura



Afectaciones comunes al volar

SHARE
, / 1175 0
Comparte este artículo

Aunque pareciera de lo más simple, el cuerpo resiente cada viaje que se realiza a bordo de una aeronave

Viajar en avión es una forma muy práctica para desplazarse en pocas horas a un destino lejano, además de ser muy emocionante surcar los cielos entre nubes. Sin embargo, para muchos pasajeros, puede representar una verdadera pesadilla para su salud, principalmente si se viaja con mucha frecuencia, lo que sucede a menudo a quienes por negocios tienen que hacerlo cotidianamente. Si a esto se le suma algún malestar que ya tenga el pasajero, llegar a la aeronave puede ser tan aterrador como subirse a una montaña rusa. 


Problemas de postura

El auge de las aerolíneas de bajo costo (low cost) ha incrementado el número de asientos en los aviones, por lo que el espacio entre éstos es cada vez más reducido, ocasionando gran incomodidad para cambiar de posición durante las horas de vuelo. Esto puede propiciar molestias de tipo muscular que, dependiendo de la duración del viaje, se pueden tolerar o no. Para pasajeros con problemas de espalda, columna o várices, será más incómodo aún, al grado quizá de agravar su situación.


El temido jet lag

Los viajes de largo alcance, aquellos en los que debe atravesarse un océano para llegar al destino, y que generalmente duran más de 10 horas, generan el problema conocido como jet lag. Se presenta por el cambio de zona horaria que es totalmente diferente al que nuestro cuerpo está acostumbrado. Produce dolores de cabeza, mucho sueño o insomnio, mareos, entre otro tipo de malestares.


Recomendaciones 

En general, muchos de estos problemas pueden reducirse con medidas básicas como alimentarse sanamente antes, durante y después del vuelo. 

Es importante mantenerse hidratado, y evitar el consumo de alcohol y bebidas carbonatadas. 

Viajar con ropa holgada y cómoda es una sugerencia muy acertada, y considerar el clima del destino al que se llegará. 

En la medida de lo posible, algunos días antes, tratar de adecuar las horas de sueño y comida de acuerdo con el lugar al que se viaje, para acostumbrar al cuerpo y de esta manera aminorar los estragos que produce el jet lag.


Cefaleas y presión arterial

Aunque las cabinas de los aviones se encuentran presurizadas, para simular una altura de entre mil 500 y dos mil 400 metros sobre el nivel del mar, muchos viajeros sufren frecuentemente problemas de circulación sanguínea y presión. En el menor de los casos puede presentarse un poco de mareo, dolor de cabeza u oídos tapados, lo cual se sobrelleva o reduce con un analgésico. Si de antemano se sufre de males como migraña, hipertensión o diabetes, es aconsejable consultar al médico para que aconseje algunas indicaciones específicas, sobre todo si se trata de viajes de largo alcance. 


Aunque algunas de estas molestias son muy comunes en los pasajeros de un avión, no representan un riesgo importante para la salud.

Leave A Reply

Your email address will not be published.